Tópico 2: Volumetría

Hace algunas semanas tratamos el tema de los materiales de referencia, inserciones ciegas de una muestra de mineral que tienen por objetivo controlar la calidad de los análisis químicos de campañas de muestreos y pruebas metalúrgicas. Entre los métodos de análisis químicos más utilizados están la absorción atómica y la volumetría, y esta semana describiremos este último.

La volumetría es un método de análisis químico cuantitativo que permite determinar la concentración desconocida de una solución (analito) a partir del volumen de una solución de concentración conocida (valorante). El procedimiento de titulación consiste en ir agregando la solución valorante en forma lenta y controlada vía una bureta hasta alcanzar el punto en que se observa —a través de un indicador específico— un cambio notorio de color, instante en que se produce una equivalencia en la reacción química, conocido como punto final.

La obtención de la concentración de la solución desconocida se calcula a partir del volumen utilizado de valorante que entrega la bureta, su concentración molar, y el número de moles (multiplicando la concentración y el volumen). Al conocerse además la reacción química necesaria para su neutralización, se puede obtener la razón molar entre la sustancia valorante y la desconocida. Con todas estas variables, se utiliza la siguiente expresión para determinar la concentración del analito.

 

La volumetría se utiliza en las campañas metalúrgicas para determinar las concentraciones de elementos como cobre, molibdeno o hierro en los concentrados que se obtienen en las pruebas de flotación rougher a nivel de laboratorio. El material de referencia, típicamente con una concentración del orden de los resultados que se esperan, también se inserta y se busca con su resultado verificar la calidad del análisis químico.

El análisis volumétrico o volumetría es una técnica sensible que depende principalmente de la calibración de los equipos (bureta) y de la efectividad del indicador, pudiendo existir importantes interferencias para soluciones de cobre u otros metales de baja concentración. En estos casos se recomienda efectuar análisis químicos a través de la técnica de absorción atómica.

¿Te interesan estos temas? Puedes comentar al respecto, no te pierdas otro tópico de interés la próxima semana.

Recuerda que, si necesitas conversar más detalles acerca de nuestra publicación, podemos coordinar una conversación vía Teams. Puedes escribirnos a contacto@empiricaconsultores.cl Fuente fotográfica: Escuelapedia

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email