Tópico 2.c: Efecto del tamaño de partícula en flotación

En la flotación de minerales sulfurados diversas variables de proceso, tales como la dosificación de reactivos o concentración de sólidos en peso de la pulpa, influyen directamente en la obtención de resultados de recuperación metalúrgica y ley de concentrado final objetivo de una planta concentradora. Sin embargo, la variable que más influye en estos resultados corresponde al tamaño de las partículas que contienen el elemento valioso que se desea flotar.

Empírica, a través de sus diversos estudios de campañas geometalúrgicas y modelamiento de procesos, ha podido constatar en la práctica que existe un determinado tamaño de partícula para cada mineral en el que se alcanza una mayor recuperación del elemento valioso, además se observa en general que se produce una disminución de esta variable tanto para fracciones más gruesas como para tamaños más finos. Un ejemplo práctico y visual de este comportamiento para diferentes elementos como cobre, plomo, cinc y azufre, se puede observar en la reconocida “curva de elefante” presentada por Lynch et al. (1981).

El gráfico muestra que el tamaño óptimo para flotar las partículas se encuentra en un rango entre 30 [µm] a 100 [µm]. En ocasiones se puede dar el caso de que el mineral valioso requiera de una molienda más fina para poder liberarse y ser recuperado. El efecto de esta acción es que, junto con liberar algunas partículas mineralizadas, se generan otras partículas sobre-molidas (inferiores a 20 [µm]), que no son capaces de flotar por causas hidrodinámicos, lo que impacta negativamente la recuperación. Adicionalmente, el proceso de clasificación de tamaño de minerales se realiza mediante hidrociclones, equipos que no solo discriminan por tamaños de partículas sino también según la gravedad específica de cada grano de sólido, ocasionando en muchos casos que partículas pesadas (ejms: galena y minerales de plata/oro) se desvíen por el  “underflow” del hidrociclón, remoliéndose más de lo necesario.

A su vez, las partículas mayores a 300 [µm] presentan habitualmente un grado de liberación mineralógica deficitario, restando posibilidades de concentrarse vía flotación.

Lo anterior refuerza la necesidad de conocer, para cada tipo de mineral, cuál es el perfil granulométrico más adecuado para que globalmente los finos contenidos sean más susceptibles de recuperar.

¿Te interesan estos temas? Puedes comentar al respecto, y recuerda que actualizamos cada semana nuestra página con novedades e interesantes tópicos.

Si necesitas conversar más detalles acerca de nuestra publicación, podemos coordinar una conversación vía Teams. Puedes escribirnos a contacto@empiricaconsultores.cl

 

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email