Revolución industrial

Revolución industrial

Hoy en día estamos viviendo tiempos de constante cambio en la interacción y comunicación entre las personas. Actualmente existen cambios significativos en la forma en que las organizaciones interactúan y así como las interacciones interpersonales dentro de los equipos de trabajo, lo que genera una sinergia en la construcción de sus modelos de negocio.

A lo largo de la historia se pueden identificar 4 momentos de inflexión, que dieron origen a cambios profundos en la sociedad, conocidos como revoluciones industriales. La Primera Revolución Industrial surgió a mediados del siglo XVIII, aproximadamente en año 1760 y finalizando en el año 1840.La primera revolución industrial tuvo su origen en Inglaterra con el invento de James Watt, la máquina de vapor. El invento de la máquina de vapor permitió el desarrollo y generación de cambios estructurales importantes, que generaron un gran impacto en la sociedad.

La máquina de vapor fue la base del desarrollo de la primera revolución industrial. El desarrollo de la máquina de vapor estuvo sustentado por los avances en la industria del hierro y la utilización de combustibles fósiles, como el carbón. Esto permitió la sustitución de las viejas herramientas artesanales por maquinaria más productivas. Gracias a esta sustitución se crearon grandes centros industriales de producción en masa, como por ejemplo centro de producción de alimentos y textiles. Otras industrias que se desarrollaron en esta época fueron la siderúrgica y la minería.

La Segunda Revolución Industrial ocurrió entre los años 1850 y 1870. La segunda revolución industrial es considerada la segunda fase de la primera revolución industrial. La modernización de los medios de transporte fue una de las más importantes consecuencias tecnológicas, siendo el ferrocarril el símbolo de esta nueva época. La segunda revolución industrial se basó en la expectativa por el desarrollo de la tecnología y en la posibilidad de superar los límites del conocimiento.

De forma paralela al desarrollo del transporte comenzaron a aparecer nuevas formas de energía como el petróleo, gas y la electricidad. Las mejoras en las técnicas ya conocidas permitieron lograr un aumento de la energía disponible que, además, se diversificó, con inventos como la máquina de Watt, la industria del gas y la invención de las turbinas. Esta vez, los avances tecnológicos y científicos salieron del Reino Unido llegando a países como Francia, Alemania, Bélgica, Japón y Estados Unidos. Posteriormente, la industrialización se extendería a España, Rusia e Italia y más tarde por el resto de los países occidentales

A pesar de que no haya un consenso de la fecha exacta de su inicio, se puede afirmar que la Tercera Revolución Industrial comienza a mediados del siglo XX. En esta revolución se podría considerar una unión entre los lideres de la primera y la segunda revolución, siendo los líderes Estados Unidos, Japón y la Unión Europea.

La tercera revolución industrial está vinculada con el concepto de “sociedad de la información”. La base de la tercera revolución industrial es la confluencia y complementariedad de nuevas tecnologías de comunicación y energías renovables. Dentro de las tecnologías de comunicación la más importante e influyente es el uso del internet, y las energías renovables, dentro de las cuales se encuentran, la energía solar y energía eólica.

Nunca se había llegado a niveles tan altos de interactividad e intercomunicación, todo esto gracias al internet. Igualmente, la innovación dentro del desarrollo de energías renovables, como la electricidad ecológica también forma parte de esta época.

La primera vez que se mencionó a la Cuarta Revolución Industrial fue en el año 2011; y actualmente estamos siendo parte de esta revolución. La Cuarta Revolución Industrial se basa en la innovación para una mayor versatilidad en las necesidades y/o mejora en la eficiencia de los recursos utilizados en la producción, dando origen al concepto de fábricas inteligentes, cuya principal característica es la rápida respuesta a los cambios generados por nuevas necesidades u objetivos relacionados a la producción.

También conocida como la revolución industrial 4.0, sigue a los otros 3 procesos históricos trasformadores. La cuarta revolución industrial se centra en sistemas ciberfísicos, el internet de las cosas (IoT), la conexión entre dispositivos (5G) y la coordinación cooperativa de las unidades de producción de la economía.

En la actualidad se han nombrado cuatro revoluciones industriales, cada una marcada por un desarrollo tecnológico especifico. Según expertos, nos encontramos en la cuarta revolución propiciada por las digitalización e interconectividad. Pero a la velocidad que avanzan las tecnologías ¿Cuándo nos encontraremos en la 5ª revolución industrial?

La quinta revolución pretende potenciar la transformación del sector industrial en espacios inteligentes basados en IoT y en computación cognitiva. En consideración de lo anterior, la tecnología trata propiciar la unión entre máquinas y humanos, lo cual nos dirige hacía el desarrollo exponencial de la inteligencia artificial.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Últimas publicaciones

Business Analytics

Claves de la Inteligencia Emocional

Ver más
Análisis de Datos y Modelamiento

Ingeniería de Perfil

Ver más
Capacitación

Ventajas y desventajas de la formación online.

Ver más