Escasez hídrica: Cómo responde la minería chilena

Ante un actual escenario de escasez hídrica y un futuro donde se prevé que el cambio climático agudice aún más esta situación, las compañías mineras han tenido que modificar la fuente de extracción del recurso hídrico.

Según el Informe de Proyección de Consumo de agua 2021-2032 (Comisión Chilena del Cobre, 2020), se proyecta un aumento de un 51,1% en el procesamiento de minerales sulfurados en plantas concentradoras, pasando de 692,5 millones de toneladas en 2020 a 1046 millones de toneladas de toneladas para el 2032. Según este informe, esto conllevaría un aumento en la demanda de agua fresca (make-up), alcanzando valores de 20,9 m3/s, donde el 68% provendría del mar mientras que el otro 32% sería agua continental.

Ilustración 1: Proyección de demanda de agua en la minería del cobre (Cochilco, 2020).

Ilustración 2: Proyección de demanda de agua en la minería del cobre según origen (Cochilco, 2020).

Por otra parte, según el Departamento de Gestión de Proyectos del Ministerio de Minería actualmente existen 15 proyectos en carpeta de plantas desaladoras y/o sistemas de impulsión de agua de mar (sin desalar) que estarán operativos para el año 2028 mientras que otros 11 proyectos ya se encuentran operativos. Por tanto, de acuerdo con este organismo, dentro de diez años un 53% de los recursos hídricos que se usarán en minería provendrán de agua continental, mientras que un 47% vendrá del mar.

De los 11 sistemas de suministro de agua de mar actualmente operativos, 8 corresponden a desaladoras y los otros 3 a Sistemas de Impulsión de agua de mar, lo que en conjunto corresponde al 25% del make-up de la industria del cobre.

Por otra parte, de los 15 proyectos de desaladoras en carpeta, los más destacables son: 

  • Proyecto INCO de AMSA en Coquimbo.
  • Planta Desaladora Distrito Norte de Codelco Antofagasta.
  • Quebrada Blanca Hipógenos de Teck en Tarapacá.
  • Proyecto Santo Domingo de Capstone Mining en Atacama.

Además, esta problemática no sólo se ha abordado desde el punto de vista de la fuente del recurso hídrico, sino también desde mejoras operacionales que optimicen los consumos de agua en las plantas, como lo son la correcta proyección de la velocidad de sedimentación, nuevas tecnologías de espesamiento, manejo de relaves en pasta o flotación de sulfuros a alta concentración de sólidos.

Independientemente de la diferencia en las cifras proyectadas, es un hecho que la industria minera se ha ido preparando y adaptando para un escenario de escasez hídrica. Es esperable que cada vez sea más común la generación de proyectos que busquen minimizar el uso de agua fresca, ya sea cambiando la fuente de extracción o realizando mejoras operacionales al proceso.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Últimas publicaciones

Estudios de Ingeniería

Simulación de Harneros Vibratorios utilizando el método Allis Chalmers

Ver más
Estudios de Ingeniería

Etapas de un proyecto minero

Ver más
Análisis de Datos y Modelamiento

Machine Learning: Desafíos de la ingeniería moderna.

Ver más